15/2/09

Mi disfraz de carnaval

La historia de mi disfraz de carnaval para este año empezó hace unos meses, pero había olvidado que tarde o temprano llegaría la fecha de ponermelo y, en este caso, de fabricarlo. Y eso me lo recordó el concierto coñazo de Oasis del día 12.
La secuencia es la que sigue, estabamos disfrutando de tal espectaculo cuando, al igual que cuenta mi compañera en su post, recordé lo buenos que eran Blur, así que al día siguiente me dediqué a escucharles después de mucho tiempo. También me acordé de algunos de sus videoclips, por supuesto acudiendo a Youtube para verlos. Y aquí llegamos al punto clave.

Hace meses comenté a unos amigos que había vuelto a ver el video de "Coffee and Tv" y que mi idea era disfrazarme este carnaval de ese monísimo cartón de leche que aparece en el vídeo con la foto de un supuestamente desaparecido Graham Coxon en uno de sus laterales y que se dedica durante lo que dura el clip a buscarlo para que su familia vuelva a ser feliz.


El vídeo tiene momentos memorables, como cuando nuestro cartoncito se enamora de un batido de fresa, aunque la historia de amor acaba bastante mal en un principio. Se supone que Damon Albarn acababa tener una dura ruptura con Justine Frischmann, cantante de Elastica. A lo mejor ese final era un reflejo de la realidad. Eso sí, nuestra parejita termina reencontrándose al final del vídeo.

Este videoclip me parece uno de los mejores de los 90. Fue dirigido por Hammer & Tongs, que tienen un buen puñado de vídeos de grupos interesantes, desde Supergrass a Vampire Weekend pasando por Pulp o Eels y que dirigieron en 2005 "La Guía del Autoestopista Galáctico", aunque aquí sin el pseudónimo utilizado para los videoclips, donde sale nuestra querida Zooey Deschanel.

Volviendo a mi disfraz, ahora resulta que solo tengo una semana para conseguir una caja grande (creo que va a tener que ser de un frigorífico), tunearla y tener así el disfraz a tiempo para una fiesta que se celebra el sabado 21 en el Neu!Club llamada "Carnaval Pop" y que, sí es como la del año pasado, merecerá la pena.

Eso sí, si es que vais, no os aseguro que lleguéis a ver mi disfraz. Aunque si finalmente lo termino a tiempo podría ir alguien de batido de fresa.