14/5/09

El himno de la semana: Morrissey - One day goodbye will be farewell

Como dicen Klaus & Kisnki, nunca estás a la altura. Jovencito o jovencita, músico prometedor que lanzas tus canciones al aire por si los oídos de alguien las recoge, nunca estás a la altura de tus ídolos. Nuca estás ni estarás a la altura de Morrissey. Has de admitirlo.

Lo que tú quieras, bonito

Morrissey es el puto amo. Ese señor que cantaba en los Smiths, que lleva un tupé pasado de moda hace dos décadas, que se arranca la camisa en los conciertos y que acaba de publicar un disco llamado 'Years of refusal', en el que hay temazos como el segundo single, 'Something is squeezing my skull' (el primer single no, ‘Throwing my arms around Paris’ era un rollo), ‘When i last spoke to Carol’ o ‘All you need is me’. Claro que sí, para qué necesitamos a la juventud si tenemos al HOMBRE.



La voz de Morrissey es una entre un millón. Si a eso le sumamos sus letras de adolescente torturado y esos arreglos propios de un filme spaghetti western de culto tenemos uno de los álbumes más notables de los últimos meses. Por todo eso, ‘One day goodbye will be farewell’ es nuestro himno de la semana. Por eso y porque me da la gana. A mí, como a Jean Paul Belmondo en esa película de cuyo título no quiero acordarme, me gustan los viejos.