1/3/09

Mashup literario: Nunca me abandones en La carretera

'Nunca me abandones', de Kazuo Ishiguro, se parece a 'La carretera', de Cormac McCarthy. Ambas son historias que transcurren en mundos que no son exactamente el nuestro pero podrían serlo. Y ambas, a pesar de su apariencia de novelas de ciencia ficción, no se dedican a explicar las peculiaridades de la fantasía en la que se desarrollan. Ésta es una mera excusa para enmarcar situaciones y personajes que no tendrían cabida en la Tierra tal y como la conocemos.

Ambas están teñidas de tristeza. Pero, mientras el motivo de la tristeza en 'La Carretera' es un mundo que se ha perdido para siempre, en 'Nunca me abandones' es un mundo al que nunca se podrá acceder. Y si al final de 'La carretera' se alcanza un motivo para la esperanza, en 'Nunca me abandones', aunque el camino se recorre con esperanza, el final no deja sitio para este sentimiento.

'La Carretera' es una novela sobre la incapacidad del ser humano a resignarse, sobre lo buenos que pueden ser los buenos y lo malos que llegan a ser los malos. 'Nunca me abandones' es una novela sobre la resignación, un rasgo muy humano también, menos loable tal vez, pero inevitable, como algunos destinos.

Leer 'La carretera' es como ir al supermercado a por una sola cosa y encontrarte una hora de cola: tan enervante que estás a punto de abandonar. Leer Nunca me abandones es como pasear cuando el sol está a punto de ocultarse: hermoso pero terriblemente triste a la vez. Tanto que estás a punto de abandonar. Por eso, si os gusta pasarlo mal, no dudéis en leer ambos.

3 comentarios:

Palomares dijo...

No he leído Nunca me abandones, pero me han dado ganas de hacerlo ahora.

La carretera sí, y probablemente es lo mejor que he leído en los últimos cinco años, tan terrible y brutal que a veces se te olvida lo increíblemente bien que está escrita.

Luisru dijo...

Lee Nunca me abandones, no te defraudará. La carretera me decepcionó, supongo que porque todo el mundo piensa que es una fucking masterpiece. Y su estilo me llegó a resultar casi insoportable.

Coprolalia dijo...

¿Y yo, qué me leo?

Creo que la Carretera a Murcia, por llevarte la contraria.