24/5/11

España vota a derecha (Raúl Querido)

Señales que precedieron el fin del mundo:





España votó masivamente a la derecha hace dos días. Pero estábamos advertidos, claro. Aún así, uno no puede evitar la sensación de derrota moral tras ir a la Puerta del Sol un día y acostarse pensando en que se va a despertar en un país nuevo, y levantarse en un estado ultraliberal al siguiente. Pero, por mucha manifestación espontánea que valga, el resto del mundo continúa con su dinámica habitual y, si ayer tocaba votar a Zapatero, ahora toca Rajoy. De los demás no te fíes.

Aunque encontré un modo de consolarme: Raúl Querido. Escuchar una y otra vez su 'Blas EP', íntegramente dedicado a la política me hizo sentir mejor, porque, si no podemos cambiar España, al menos podemos odiar a sus dirigentes.

En 'Blas EP' me salen hasta 5 jitazos: 'Sostres, Sostres', dedicada al inefable columnista del mundo, 'Rosa Díez tiene un blog', sobre la confusa ideología de la ex-socialista (ni para limpiarse el culo en papel digital), 'La misma mierda es', que he escuchado 50 veces en las últimas 48 horas, 'Vota a derecha', que despliega la amplia oferta de partidos a los que podemos votar los españolitos, y, sobre todo, 'Oh, querido alcalde'. Le sufriremos a perpetuidad, pero no tenemos por qué contener lo que pensamos de él.


Raúl, Querido, si es contigo, ¡qué vuelva la canción protesta!

23/5/11

El Himno de la semana - Nueva Vulcano - Te debo un baile

Quiero evitar la baldosa que baila y va y me pisa el pie el invierno. Tú me dirás que son cosas que pasan, igual que pasa esta otra ambulancia. Voy a quitar todas estas zetas del sopor que te infunden mis letras. La próxima vez que levantes las cejas de incredulidad que sea al mundo y no a mí. Condición de aturdido, encuentro que todo está perdido. Pero como que el mal ya está hecho, lo bueno va a encontrar su oportunidad. Ahora tú no dejes que hable. Te debo un baile y no una explicación. Nunca te voy a pedir que confíes en mí.


9/5/11

The Gift en el Price [07/05/2011]

El viernes escuché decir a Nuno Gonçalves, en la radio, que el concierto que iba a dar el sábado sería el mejor de su vida, dijo eso o algo parecido, vaya. El caso es que me lo creí y allá que fui, a ver a The Gift. El lugar, el Teatro Circo Price. Madrid.
Sin teloneros. Con palomitas. Sin agobios. Con un público variopinto. Sin ninguna idea preconcebida (una escucha rápida a su nuevo disco, Explode, justo antes de salir de casa). Con ilusión porque sólo les había visto una vez, allá por el 2006 en Alburquerque, en un pasado remoto cuando la etiqueta "indie" me daba escalofríos por la espalda. Después de verles, me hice con AM/FM sin pensarlo.

El caso: The Gift, nueve y pico de la noche, sábado, el espectáculo va a comenzar.. Y comienza. Y la voz de Sónia Tavares explota, explotan los músicos invitados y explotan John y Miguel mientras Nuno controla la explosión con su teclado. Y entonces, sí, salpica la música como si fueran colores.



Y no sé si ha sido el mejor concierto que han dado The Gift en su vida, pero desde luego sí que ha sido el mejor en el que he estado yo en mucho tiempo.
Por cierto: también ha sido el primer concierto que he visto adaptado para ciegos y sordos. Y sí, el último tema se bajaron a cantarlo sentados en el suelo, con y entre su público.